En el año 2024 seremos reconocidos por:

  • Ser comunidades que reflexionan, recrean y oran los procesos de las instituciones educativas que animan.
  • Ser una red de comunidades y obras educativas comprometidas con la consolidación de una sociedad pacífica, justa, inclusiva, democrática que promueve el desarrollo humano integral y sustentable.
  • La opción preferencial por los pobres en especial la niñez y la juventud.
  • Los procesos de anuncio del evangelio en los contextos educativos.
  • Ser referentes de formación integral de excelencia.
  • La generación de conocimiento pertinente que transforma los procesos educativos y sociales.